lunes, 23 de enero de 2017

La división cristiana es obra del demonio

Nuestra misión es evangelizar y llevar la palabra de Dios a todos los rincones del planeta y por sobre todo predicar las enseñanzas de Jesús, doctrina de la Iglesia... ¡Ora por nosotros!
 
 
  
 
 
 
Si nos lees desde un teléfono celular, entonces prueba nuestra versión para dispositivos móviles -» Clic aquí
  
 

Comparte el Evangelio en las redes sociales 
 
 Facebook      Twitter     Whatsapp     Google  
 


Diálogo introductorio con Jesús
Señor de mi vida, al comienzo de este día te doy gracias porque con él Tú renuevas mis fuerzas y restauras mi esperanza por continuar el camino hacia Ti. Sé que me llevas de la mano y me haces sentir valioso. Me has dado la capacidad de decidir sobre mi felicidad, sobre como ver las cosas según la Palabra que a todos nos has dejado. Ven Señor a mi vida en este momento y dame la suficiente alegría que necesito para luchar en todo momento y no desanimarme. Mi esperanza la pongo en Ti. Te entrego mis fuerzas para que la repongas con tu santo poder y en este día me hagas salir victorioso en tu nombre. Amén
Evangelio del día: La división cristiana es obra del demonio
Marcos 3,22-30 - III Lunes Tiempo Ordinario: la división es un pecado grave, porque la hace signo, no de la obra de Dios, sino del demonio

Santo Evangelio según san Marcos 3,22-30

Falsa acusación de los Escribas. Jesús y Belzebul: Los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: «Está poseído por Satanás» y «por el príncipe de los demonios expulsa los demonios.» El, llamándoles junto a sí, les decía en parábolas: «¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir. Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá subsistir. Y si Satanás se ha alzado contra sí mismo y está dividido, no puede subsistir, pues ha llegado su fin. Pero nadie puede entrar en la casa del fuerte y saquear su ajuar, si no ata primero al fuerte; entonces podrá saquear su casa. Yo Les aseguro que se perdonará todo a los hijos de los hombres, los pecados y las blasfemias, por muchas que éstas sean. Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón nunca, antes bien, será reo de pecado eterno. Jesús dijo esto porque ellos decían: "Está poseído por un espíritu impuro". Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco:

Debemos trabajar también por la unidad de todos los cristianos, ir por el camino de la unidad que es el que Jesús quiere y por el que ha rezado.

Frente a todo esto, debemos hacer seriamente un examen de conciencia. En una comunidad cristiana, la división es uno de los pecados más graves, porque la hace signo no de la obra de Dios, sino de la del diablo, el cual es por definición el que separa, que rompe las relaciones, que insinúa prejuicios...
La división en una comunidad cristiana, ya sea una escuela, una parroquia o una asociación, es un pecado gravísimo, porque es obra del demonio.
Dios, sin embargo, quiere que crezcamos en nuestra capacidad de acogernos, de perdonarnos, de querernos, para parecernos cada vez más a Él que es comunión y amor.
En esto está la santidad de la Iglesia: en el reconocer a imagen de Dios, colmada de su misericordia y de su gracia.
Queridos amigos, hagamos resonar en nuestro corazón estas palabras de Jesús: «Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5,9).
Pedimos sinceramente perdón por todas las veces que hemos sido motivo de división o de incomprensión al interno de nuestras comunidades, sabiendo bien que no se llega a la comunión, sino es a través de la continua conversión.
¿Y qué es la conversión?: “Señor, dame la gracia de no hablar mal, de no criticar, de no chismorrear, de querer bien a todos”. ¡Es una gracia que el Señor nos da! Esto es convertir el corazón, ¿no?
Y pedimos que el tejido cotidiano de nuestras relaciones pueda convertirse en un reflejo siempre más bello y gozoso de la relación entre Jesús y el Padre. Gracias. (Catequesis, Audiencia General, 27 de agosto de 2014)

Oración de Sanación

Señor mío, te doy gracias por las maravillas de amor que has realizado en mi vida y que me han impulsado a estar alegre y esperanzado ante las dificultades de la vida.
Tú eres el Dueño de la vida, el Dueño de la esperanza y de las transformaciones, por eso, hoy te pido que vengas con fuerza a mi corazón y lo sanes de esas heridas que siguen perturbando a mi alma.
Quiero darlo todo por Ti, entregarlo todo por tu proyecto de salvación y contarme entre los que asistirán gozoso a tu banquete celestial y permanecer al lado de la fuente del eterno Amor.
Quiero estar dispuesto a anunciarte y a disipar la oscuridad que habita en este mundo atado al materialismo y el consumismo que nos desvía del camino de tu verdad.
Ayúdame a entender que tu Palabra Sana, que tu Palabra consuela y que jamás divide y es la que me ayuda a batallar y ser un vencedor, pues tu Palabra es la que inspira mis acciones.
Enséñame a buscar siempre el bien y a desechar las inspiraciones malignas que me invitan a dejarme seducir por el placer de las riquezas y el poder de sentirme superior.
Ven y dame un corazón limpio, líbrame de resentimientos y de todo lo negativo que no me permite actuar en libertad y amar sin condiciones.
Ven Señor, quita de mí todo miedo y todo dolor, ven y lléname de tu seguridad y confianza para mantenerme firme y servirte para siempre. Amén

Propósito para hoy

Acercarme a ese miembro de mi familia del que me he alejado porque no coincidimos en nada... Buscar algo que nos pueda unir.

Frase de reflexión:

"La unidad de amor se realiza cuando anunciamos juntos las maravillas que Dios ha hecho por nosotros". Papa Francisco
 
Comparte el Evangelio en las redes sociales
 
 Facebook      Twitter      Whatsapp      Google  
 
 
El Señor es mi pastor, nada me falta.

Artículos de interés
  
 
 
  
 
  
 
  
 

domingo, 22 de enero de 2017

Cuando te encuentras con Dios, te enamora el corazón

Nuestra misión es evangelizar y llevar la palabra de Dios a todos los rincones del planeta y por sobre todo predicar las enseñanzas de Jesús, doctrina de la Iglesia... ¡Ora por nosotros!
 
 
  
 
 
 
Si nos lees desde un teléfono celular, entonces prueba nuestra versión para dispositivos móviles -» Clic aquí
  
 

Comparte el Evangelio en las redes sociales 
 
 Facebook      Twitter     Whatsapp     Google  
 


Diálogo introductorio con Jesús
Amado Padre, hoy te agradezco porque estoy consciente de que bajo tu amparo y protección, me guiarás y me conducirás por caminos llenos de bendición. Que hoy, no haya temor en mi vida, los dolores vuelen lejos de mí y que todo problema me envíes una solución divina. Tú eres mi compañía fiel, mi amigo galopante, el Rey de mi todo. Dame sabiduría para saber enfrentar todo tipo de situación y tener una mejor actitud para relacionarme con los demás, sobre todo con los más difíciles. Regálame tu paz y tu gracia. Amén
Evangelio del día: Cuando te encuentras con Dios, te enamora el corazón
Mateo 4,12-23 - III Domingo tiempo ordinario: Tener el valor de despojarnos de algo que nos impide ir rápidamente con Jesús

Santo Evangelio según San Mateo 4,12-23

El llamado a los primeros discípulos: En aquel tiempo, Cuando Jesús se enteró de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea. Y, dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, a orillas del lago, en los confines de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: ¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí, camino del mar, país de la Transjordania, Galilea de las naciones! El pueblo que se hallaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en las oscuras regiones de la muerte, se levantó una luz. A partir de ese momento, Jesús comenzó a proclamar: "Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca". Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores. Entonces les dijo: "Síganme, y yo los haré pescadores de hombres". Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron. Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. Jesús recorría toda la Galilea, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias de la gente" Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Cuando el Señor viene a nuestra vida, cuando pasa por nuestro corazón, siempre te dice una palabra y también esta promesa: "¡Ve adelante... ánimo, no temas, porque tú harás esto!".
Esta es una invitación a la misión, una invitación a seguirlo a Él. Y cuando sentimos este segundo momento, vemos que hay algo en nuestra vida que no va, que debemos corregir y lo dejamos, con generosidad.
O incluso si hay en nuestra vida algo bueno, pero el Señor nos inspira a dejarlo, para seguirlo más de cerca, como ha sucedido aquí: estos han dejado todo, dice el Evangelio.
"Y arrastradas las barcas a la tierra, dejaron todo: ¡barcas, redes, todo! Y lo siguieron"
Sin embargo, Jesús no pide que se deje todo por un fin que permanece oscuro a quien ha elegido seguirlo.
Al contrario, el objetivo es declarado inmediatamente y es un objetivo dinámico, Jesús jamás dice «¡Sígueme!», sin decir la misión. ¡No! "Sígueme y yo te haré esto". "Sígueme, para esto". "Si tú quieres ser perfecto, deja y sigue para ser perfecto". Siempre la misión.
Nosotros vamos por el camino de Jesús para hacer algo. No es un espectáculo ir por el camino de Jesús. Vamos detrás de Él, para hacer algo, es la misión.
Promesa, petición, misión. Estos tres momentos no tienen que ver sólo con la vida activa, sino también con la oración. Mientras tanto una oración sin una palabra de Jesús y sin confianza, sin promesa, no es una buena oración.
Segundo, es bueno pedir a Cristo estar listos a dejar algo y esto predispone al tercer momento, porque no hay oración en la que Jesús no inspire algo que hacer.
Es una verdadera oración cristiana sentir al Señor con su Palabra de consuelo, de paz y de promesa; tener el valor de despojarnos de algo que nos impide ir rápidamente en su seguimiento y tomar la misión.
Esto no quiere decir que después no haya tentaciones. ¡Habrá tantas! Pero, mira, Pedro pecó gravemente, renegando a Jesús, pero después el Señor lo perdonó. Santiago y Juan... pecaron de afán de hacer carrera, queriendo ir más alto, pero el Señor los perdonó”. (Homilía en Santa Marta, 5 de septiembre de 2013)

Oración de Sanación

Señor mío Jesucristo, gracias por todo el amor que has puesto en mi corazón haciéndome cada vez más fuerte para que nada pueda doblegarme y salir victorioso de cada situación.
Gracias de todo corazón por hacerme parte de las maravillas de tu Reino y por darme la confianza de poder seguirte aun conociendo todas mis debilidades y caídas que he sufrido.
Haz que siempre pueda escuchar tu voz, tu llamado, dejar las ataduras y ponerme en camino hacia la fuente del amor y de la eterna alegría que brinda tu presencia.
Cuando Tú llamas, no defraudas, porque tu amor es puro y tus promesas son fieles; en cambio yo, miserable pecador, estoy cargado de errores y fallas, suelo caer en muchas ocasiones.
Sé que Tú siempre estás allí, confías en mí y me capacitas para salir adelante, porque aún en los momentos en que mi fe flaquea, Tú me sostienes con tus ángeles y me muestras caminos de bendición.
Ven Señor e ilumina mi mente para encontrar solución a cada uno de mis problemas. Ven Señor mío, ven con tu Palabra de poder, con tu llamado de amor, a sanar las heridas de mi corazón.
Yo creo que Tú eres mi centinela fie, que cuida y alimenta a mi corazón, enseñándome las verdades por las cuales vale la pena luchar.
Que yo pueda seguirte con firmeza y con el deseo renovado de dar la batalla y cumplir con el propósito de vida que tienes para mí. Amén

Propósito para hoy

Trazaré un plan de santificación para este Tiempo de Adviento que incluya: Lectura de la Biblia, Oración y ayuda a los necesitados

Frase de reflexión

"Todos somos pecadores. Dejémonos transformar por la misericordia de Dios". Papa Francisco
 
Comparte el Evangelio en las redes sociales
 
 Facebook      Twitter      Whatsapp      Google  
 
 
El Señor es mi pastor, nada me falta.

Artículos de interés
  
 
 
  
 

sábado, 21 de enero de 2017

Seguir a Jesús en todo momento, aunque cueste

Nuestra misión es evangelizar y llevar la palabra de Dios a todos los rincones del planeta y por sobre todo predicar las enseñanzas de Jesús, doctrina de la Iglesia... ¡Ora por nosotros!
 
 
  
 
 
 
Si nos lees desde un teléfono celular, entonces prueba nuestra versión para dispositivos móviles -» Clic aquí
  
 

Comparte el Evangelio en las redes sociales 
 
 Facebook      Twitter     Whatsapp     Google  
 


Diálogo introductorio con Jesús
Señor, gracias por esta mañana que me regalas en la que me permites orar por mis seres queridos y ponerlos en tu presencia sanadora para que los llenes de tu bendición y de tu amor. Hoy, deseo que me hagas mirar al mundo a través de tus ojos, actuar desde el corazón y con el sentimiento unido al tuyo para poder ver lo mejor de cada persona. Ven y hazme capaz siempre de profesarte con los labios y el corazón y que todo yo sea reflejo de tu alegría y de tu compasión. Te invito a que vengas a mi vida y te quedes en ella, porque Tú eres lo más importante para mí, Él que da sazón a mi existir. Te amo. En Ti confío. Amén
Evangelio del día: Seguir a Jesús en todo momento, aunque cueste
Marcos 3,20-21 - II sábado tiempo ordinario: Los parientes de Jesús intentan llevárselo porque decían que era un exaltado

Santo Evangelio según San Marcos 3,20-21

Mala actitud de los parientes de Jesús: En aquel tiempo, Jesús regresó a la casa, y de nuevo se juntó tanta gente que ni siquiera podían comer. Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: "Es un exaltado". Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Jesús es nuestra paz, ¡es reconciliación! Pero esta paz no es la paz de los sepulcros, no es neutralidad. Jesús no trae neutralidad. Esta paz no es un acuerdo a cualquier precio.
Seguir a Jesús comporta renunciar al mal, al egoísmo y escoger el bien, la verdad, la justicia, también cuando ello requiere sacrificio y renuncia a los propios intereses. Y esto sí divide, lo sabemos, divide también los lazos más estrechos.
Pero atención: ¡No es Jesús el que divide! Él pone el criterio:
  • Vivir para sí mismos, o vivir para Dios y para los demás;
  • Hacerse servir, o servir;
  • Obedecer al propio yo, u obedecer a Dios
He aquí en qué sentido Jesús es signo de contradicción.Por lo tanto, esta palabra del Evangelio no autoriza de hecho el uso de la fuerza para difundir la fe.
Es precisamente al contrario: la verdadera fuerza del cristiano es la fuerza de la verdad y del amor, que comporta renunciar a toda violencia. Fe y violencia son incompatibles. ¡Fe y violencia son incompatibles!
En cambio fe y fortaleza van juntas.
El cristiano no es violento pero es fuerte y ¿con que fortaleza? con aquella de la mansedumbre; la fuerza de la mansedumbre, la fuerza del amor.
Queridos amigos, también entre los parientes de Jesús hubo algunos que a un cierto punto no compartieron su modo de vivir y de predicar, nos lo dice el Evangelio de Marcos (3,20-21).
Pero su Madre lo siguió siempre fielmente, teniendo fija la mirada de su corazón en Jesús, el Hijo del Altísimo, y en su misterio. Y al final, gracias también a la fe de María, los familiares de Jesús entraron a formar parte de la primera comunidad cristiana (cfr Hch 1,14).
Pidamos a María que también nos ayude a nosotros a tener la mirada bien fija en Jesús y a seguirlo siempre, también cuando cuesta. (Reflexión antes del rezo del ángelus, 18 de marzode 2013)

Oración de Sanación

Mi buen y amado Señor, quiero sentirme seguro en tu presencia que irradia paz y esperanza por doquier. Quiero ser consciente de lo preciado que soy para Ti y dejar atrás todas mis inseguridades y mis miedos.
Dame la capacidad para no dejarme llevar por comentarios hirientes, llenos de celos o envidias, que lo único que buscan es que yo pierda tu camino, pierda el rumbo a la nueva vida que Tú me has prometido.
Tú también sufriste el rechazo de tus parientes, quienes te creían un loco o fuera de sí, por el sólo hecho de derramar tu gracia sobre los que estaban necesitando de gestos de amor.
Ayúdame a enfrentar el rechazo, calumnias y falsas acusaciones. Lléname de tu alegría para responder con amabilidad en todas esas situaciones en las que, por fidelidad a tu Palabra, seré apartado y me harán tropezar.
Quiero actuar con la gracia de tu sabiduría y prudencia, es por ello que te pido que me asistas con la fuerza de tu Espíritu Santo para llevar a cabo tu obra con dignidad y valentía.
Ayúdame a tener oídos sordos a las murmuraciones, a despreciar toda palabra vana y a saber llevar los contras en mi propia familia para dar un testimonio sólido de tu amor en todo momento.
Tú eres el Dueño de todo lo que existe y confío en que me das las fuerzas para enfrentar todos los prejuicios y vencerlos en tu nombre.
Confío en que tu gracia se desborda sobre mí ahora y me la da seguridad para sobreponerme y llevar los compromisos con fe y paciencia. Amén

Propósito para hoy

Confiando en que unido a Dios todo se puede, haré una profunda oración seguiré todas las inspiraciones del Espíritu Santo.

Frase de reflexión:

"La seguridad de la fe no nos inmoviliza o encierra, sino que nos pone en camino y hace posible el testimonio y el diálogo con todos". Papa Francisco
 
Comparte el Evangelio en las redes sociales
 
 Facebook      Twitter      Whatsapp      Google  
 
 
El Señor es mi pastor, nada me falta

Artículos de interés